HogarJoyas → La extracción de di...

La extracción de diamantes se vigila con lupa Tags Última hora Lo Más leído Tienda de Golf eTools Newsletters Destacados

A pesar de dos décadas intentando limpiar la reputación del sector, a las principales empresas de joyas del mundo les resulta muy difícil garantizar que el oro y los diamantes que utilizan en sus piezas se extraen cumpliendo ciertos criterios éticos, informa Human Rights Watch (HRW).

Según la Organización, aunque se han hecho algunos progresos para limitar los llamados "diamantes de sangre" vinculados a diversos conflictos, marcas tan conocidas como Rolex, Cartier y Bulgari no son capaces de garantizar que la extracción de sus piedras preciosas no supone una violación de los derechos humanos. "A los clientes les interesa cada vez más saber que las joyas que compran cumplen con garantías en este sentido", explica

Juliane Kippenberg, responsable asociada de los derechos de los niños en HRW, opina que "las empresas les deben a sus clientes y a las comunidades que se ven afectadas por sus negocios el extraer los materiales de manera responsable y permitir el control público sobre sus acciones".

El informe de HRW coincide con la preocupación sobre la participación de los niños en las cadenas de suministro globales, sobre todo en la República Democrática del Congo, que alberga grandes reservas de oro, cobre, diamantes y cobalto. En 2016 se vendieron aproximadamente 15.000 millones de dólares de diamantes sin pulir, según Bain & Co, y casi 140.000 millones de oro, según el Consejo Mundial de Oro. HRW calcula que aproximadamente 40 millones de personas trabajan en pequeñas minas, de las cuales 1 millón son niños. El problema es que la mayoría de las empresas de joyas no tienen un control sobre el proceso de extracción del oro y los diamantes en todas sus minas.

 La extracción de diamantes se vigila con lupa Tags Última hora Lo Más leído Tienda de Golf eTools Newsletters Destacados

Las pruebas de que se han cometido abusos en la extracción de minerales y piedras preciosas han llevado a peticiones para que se revise el Proceso Kimberley, que se puso en marcha en 2003 a raíz de conocerse que se había utilizado el comercio con diamantes para financiar brutales guerras civiles en África en los años noventa. "El Proceso Kimberley se centra en diamantes vinculados a las fuerzas rebeldes; además, no adjudica ninguna responsabilidad a las compañías", lamenta HRW. El grupo ha clasificado a 13 grandes empresas de joyas, que representan el 10% de las ventas globales, en función de su transparencia. Ninguna recibió la máxima calificación. Sólo Tiffany fue capaz de hacer un seguimiento de todo el oro que extrae y de emitir informes puntuales sobre derechos humanos, lo que le ha llevado a ganarse la mejor nota. Bulgari, Cartier, Pandora y Signet obtuvieron una calificación inferior de "moderado" por adoptar algunas iniciativas destinadas a un seguimiento responsable. La británica Boodles recibió una nota inferior, y el fabricante indio Tanishq quedó en último lugar.

Rolex no obtuvo ningunan calificación debido a la falta de información. Según informó Boodles a HRW la empresa ya ha encargado una auditoría responsable. Tanishq y LVMH, propietario de Bulgari, no han querido hacer comentarios. Tampoco Cartier. Pandora aseguró haber extraido el oro recurriendo a empresas con una excelente reputación, según el código del Consejo de Joyería Responsable (RJC, por sus siglas en inglés). Signet asegura que la afiliación al RJC es un requisito para sus suministradores y que desde 2014 remite informes independientes de extracción de oro en zonas "libres de conflicto" a la Comisión del Mercado de Valores de EEUU (SEC).

Etiquetas: 

Categoría

Artículos calientes

  • 03/02/2022
  • 25/07/2022
  • 19/05/2022
  • 04/02/2022
  • 05/02/2022
  • 25/08/2022
  • 11/02/2022
  • 25/07/2022