HogarBolsa de lujo → Mina El Hammani: bel...

Mina El Hammani: belleza sin prejuicios

Mina el Hammani vive en Usera, su barrio de toda la vida, porque le gusta tener una frutería debajo de casa. “Es tuve un tiempo en Atocha pero allí no había nada”, afirma. El éxito la pilló en pijama, tras años vendiendo hamburguesas y haciendo de público para pagarse sus estudios de teatro en la Escuela de interpretación NAI, de Iñaki Aierra. “El Hammani es el apellido de mi padre, que viene del Rif, y tengo una energía bastante poderosa”. Así se presenta esta mujer que a los 28 años ha conocido el éxito en todos sus rostros, también el amenazador.

Tras más de diez años con papeles de mora, como dice ella–el más importante en El príncipe - se convirtió en fenómeno por su papel de Nadia en la serie Elite (Netflix), estrenada en 190 países, el mayor éxito de la plataforma. Tanta autenticidad logró en su interpretación que la audiencia a menudo confundía persona con personaje, tanto que recibió amenazas de muerte por quitarse el velo en la ficción. “Mi padre me enseñó que nada es fácil en la vida, que no te tienes que comparar con nadie, que en esas horas de soledad, cuando nos acostamos, elijamos nuestros propios caminos. También me enseñó a querer mucho”.

Tuve bulimia porque creía que estar delgada era lo importante”

Hosein el Hammani murió el pasado mes de junio de cáncer. De joven emprendió la huida de la pobreza, con destino a Francia, donde tenía unos primos, pero el autobús hizo una parada en Madrid y allí conoció a Fátima –que había venido a España con contrato, como cocinera en la embajada, la madre de Mina–. Se enamoraron al instante, y se quedó. “Trabajó siempre en la obra. Lo ha dado todo por nosotros. Se ha ido en paz, sabiendo que yo estoy trabajando, que mi hermana Hosnia escribe poesía, que cuidaremos de mi madre como ella lo ha hecho: 24/7”, cuenta la actriz.

¿Cómo sintió la llamada de la interpretación?

Mina El Hammani: belleza sin prejuicios

Vivíamos en Majadahonda y yo jugaba con una vecina mayor que tenía familiares en televisión. Un día me preguntó si quería hacer el casting de Ana y los siete porque a mí me encantaba actuar sin entonces saber lo que era. Jugaba a hacer de lo que mediera la gana astronauta o profesora. Pero mis padres trabajaban y no me pudieron llevar al casting. El no ir fue lo mejor que me pasó, porque me dejó la espinita. Y cada día le imploraba a mi madre: apúntame a teatro.

¿Qué es ser actriz?

Ahora he entendido lo que es ser actriz, de pequeña quería estar en otra órbita. Me imaginaba cómo los otros niños jugaban en sus casas. Después de la ESO, empecé a trabajar de todo: dependienta, azafata, de figuración, de público. Ahorré durante dos años para poder entrar en la escuela de interpretación de Iñaki Aierra. Enseguida encontré representante y me cogieron para El príncipe. Me considero una privilegiada, formo parte del 8% del colectivo de actores y actrices que está trabajando.

¿De qué manera ha vivido el azote del racismo?

Empecé a entender lo a los ocho o nueve años: me dije, se están metiendo por mi nombre, por mi pelo, nosotros éramos super felices, con una vida modesta pero nunca ha faltado un plato en la mesa. Eso sí, teníamos un apellido difícil de pronunciar. Y he sufrido el racismo en el colegio, donde por mi pelo me llamaban oveja, y en la calle con mi madre que era lo que más me dolía. Ella con 41 años decidió ponerse el velo, y la insultaban. Después del 11-M lo vivimos de forma radical. Hoy sigue habiendo xenofobia, y el auge de la extrema derecha la ha favorecido. Es un problema grave que tenemos que solucionar.

Ahora ya no soy la mora, soy la árabe, la exótica, la racializada. Hay un sesgo clasista por ser famosa”

¿El éxito le ha quitado de encima el estigma?

Ahora ya no soy la mora, soy la árabe, la exótica, la racializada. Hay una cosa clasista por ser famosa. Todos los personajes que he hecho, excepto dos, son de árabe, también porque hay muy pocas intérpretes con este origen. Pero cuando ven tu nombre, te encasillan, y por supuesto no me llaman si hay desnudos. Soy actriz, no tengo pudor y me molesta que decidan por mí.

¿Qué opina sobre el uso del velo?

Es un tema muy complejo por ambas partes. Siempre seré partidaria de que cada persona haga lo que le de la gana con todo, sea quien sea, ame a quien quiera. El problema viene cuando te lo cuestionan. Si yo entiendo a una mujer libre que lleva el velo, espero que entiendan a las mujeres libres que no lleven velo.

¿Qué ocurrió con 'Elite'?

Yo solo quería hacer personajes, no esperaba ese éxito. Nunca es nunca. No es algo que hubiera soñado. Solo quería trabajar. Pero explotó Elite a nivel mundial incrementado por el impacto de las redes sociales

¿Y le llovieron los fans?

La palabra fans no me gusta nada. Es el público, el que se emociona, el que sale de su rutina, a quien le damos ese suspiro y esa posibilidad de reflexión–porque yo trabajo para que la gente también reflexione–.

¿Qué representa para usted perder el anonimato?

Supone dejar de tener primeras veces. Ya no se tienen primeras veces de cosas; yo antes me ponía mis cascos, cruzaba la mirada con alguien, me sentaba a tomar un café; pero ahora si me reconocen lo que ven es al personaje, no a la persona. Usted habla de de la salud mental sin tabúes y de la importancia de ir a terapia. Por supuesto, tenemos que cuidarnos; las redes sociales por fin hablan de la salud mental. Es cara la terapia, sí, pero en lugar de comprarme cuatro jerséis lo invierto en mi salud mental, un aspecto importantísimo que hay que trabajar a diario, y que requiere un gran esfuerzo. Debemos prestarnos mucha atención a todo y a todos.

Sufró el racismo en el colegio, por mi pelo me llamaban oveja, y en la calle con mi madre, que era lo que más me dolía”

¿Hasta qué punto ha sufrido la presión del canon de belleza?

He vivido dos momentos importantes: el primero, cuando empecé a querer responder al canon y padecí trastornos de alimentación: tuve bulimia porque pensaba que estar delgada era lo importante. Pero aprendí mucho, me hice fuerte, creé una gran seguridad en mí misma, hice mucho trabajo emocional, hasta que llegué al segundo momento y a la conclusión de que hoy mi cuerpo es mi hogar, mi templo, soy una diosa para mí misma.

Etiquetas: 

Categoría

Artículos calientes

  • 25/07/2022
  • 19/05/2022
  • 04/02/2022
  • 05/02/2022
  • 25/08/2022
  • 03/02/2022
  • 25/07/2022
  • 11/02/2022