HogarBolsa de lujo → ¿Por qué el gigante Louis Vuitton ha comprado las sandalias Birkenstock?

¿Por qué el gigante Louis Vuitton ha comprado las sandalias Birkenstock?
party location

Por likemybags

  • 24/08/2022
95 Puntos de vista

¿Por qué el gigante Louis Vuitton ha comprado las sandalias Birkenstock?

Bernard Arnault muestra un apetito insaciable. Da igual que sean joyas como sandalias. El refinamiento y la comodidad ya no son incompatibles. El propietario del grupo LVMH (Louis Vuitton) ha añadido a su vasto imperio la marca alemana Birkenstock, icono de las sandalias anatómicas.

Algunos no ocultan su perplejidad. ¿Puede el gran lujo francés mezclarse con la informalidad teutona, por más que sea de probada calidad made in Germany ? “Es una alianza susceptible de herir ciertas sensibilidades estéticas, pero que atestigua el potencial innegable de la cooperación francoalemana”, ironizó Le Monde. “A primera vista parece una boda entre la carpa y el conejo (expresión francesa para las extrañas parejas)”, apuntó el periódico católico La Croix. Según Libération, la alianza es “un choque tectónico” que refleja cómo la pandemia de la covid y el auge del teletrabajo han impulsado la comodidad porque mucha gente debe trabajar en casa. “Lujo, calma...y Birkenstock”, bromeó el rotativo económico Les Échos.

Crecimiento

El fabricante alemán confía en poder entrar con mucha fuerza en los mercados asiáticos

La operación, aún pendiente del visto bueno de las autoridades antimonopolio, no es ninguna bagatela. Se estima que LVMH ha pagado 4.000 millones de euros para hacerse con el control de una compañía, fundada en 1774 –antes de la Revolución Francesa y de la unificación de Alemania como Estado–que factura más de 700 millones de euros al año y logra sustanciales beneficios.

La compra ha sido efectuada por el fondo de inversión francoestadounidense L Catterton, cofundado por LVMH, y la financiera Agache, el holding familiar de Arnault. Alexander y Christian Birkenstock, actuales herederos de la saga, mantendrán una participación minoritaria en el capital.

Al situarse en la órbita de Louis Vuitton y de las otras marcas de lujo de LVMH, el fabricante de sandalias alemán confía en poder entrar con mucha fuerza en los mercados de Asia –en especial China– y de Oriente Medio. Ese es uno de los objetivos estratégicos.

Birkenstock continúa teniendo su sede donde nació, en el land de Renania-Palatinado. Casi la totalidad de su producción se realiza en Alemania. La factoría hoy más importante está situada en Görlitz, en el este del país, junto a la frontera polaca. Su plantilla global es de unas 3.000 personas.

Producto icónico

Las ‘birks’ inventaron la “cama para el pie” y son de corcho, látex, yute y cuero

Cada año se venden en el mundo unos 24 millones de birks . La marca también comercializa otros productos, como bolsos o cosméticos, pero el grueso del negocio son y serán las sandalias.

El secreto de Birkenstock siempre ha estado en el diseño, la concepción ortopédica y la calidad de los materiales. Dice su eslogan que “a menudo intentan copiarnos, pero nunca lo consiguen”. Este icono mundial de las sandalias inventó la idea de “la cama para el pie” ( fussbett , en alemán), una palabra que se instaló en el vocabulario de los fabricantes de calzado. Las sandalias están hechas de corcho, látex, yute y cuero. Médicos y enfermeras han sido siempre unos de sus mejores clientes.

Es cierto que calzarse unas birks estaba asociado, en Alemania, a una filosofía de la vida, rebelde pero relajada, a un público progre, kumbayá, heredero de los hippies y del movimiento de Mayo del 68. Eran unas sandalias típicas de los ecologistas y pacifistas que irrumpieron con fuerza al otro lado del Rin en los años 80 del siglo pasado. Son propias de una estética todavía más común en Alemania que en Francia, de ahí la sorpresa ante esta adquisición. En Estados Unidos, en cambio, donde prima el confort, estas chanclas triunfan desde hace varias generaciones.

La imagen de marca ha evolucionado. Ha habido proyectos de colaboración con modistos de renombre, como Valentino. Algunas top-models y estrellas de Hollywood han adoptado las sandalias Birkenstock en su indumentaria. Se ha visto con birks a Kate Moss y Gwyneth Paltrow. Frances McDormand las llevó incluso en la ceremonia de los Oscars del 2019.

Hay sandalias, pues, que no están reñidas con la elegancia y resultan cool. En el caso de Birkenstock, ha sido Bernard Arnault, el mayor magnate mundial del lujo, quien ha dado su bendición.

Etiquetas: 

Categoría

Artículos calientes

  • 19/05/2022
  • 25/07/2022
  • 25/07/2022
  • 25/08/2022
  • 03/02/2022
  • 05/02/2022
  • 04/02/2022
  • 07/02/2022