HogarJoyas → “Antes de Elvis no había moda”

“Antes de Elvis no había moda”
party location

Por likemybags

  • 19/02/2022
280 Puntos de vista

“Antes de Elvis no había moda”


    Cuando Elvis Presley murió en Memphis mi madre estaba embarazada. Que unos veinteañeros de Salamanca decidieran que su primer hijo se iba a llamar Elvis (acompañado de Francisco o no me podían registrar) puede ser una buena muestra de lo que supuso este chico de Tupelo. Nada comunica más que los hechos.

    Como buen adolescente, aborrecía la música de mis padres. Prefería Pearl Jam, Nirvana, Soundgarden… Hasta que la madurez hizo su trabajo y fui consciente de la trascendencia musical, social y estilística del Rey.

    Como todos los pobres que crecieron en los 30 y 40 en Estados Unidos, Elvis tuvo en la iglesia y la radio su principal medio de diversión. Yendo a misa con su devota madre Gladys, pudo aprender de los movimientos y gestualidad de los pastores así como la variedad y riqueza de la música góspel. Además, no paraba de escuchar la radio que entonces tenía emisoras para el público blanco y negro en unos segregados Estados Unidos.

    Archive Photos

    De Tupelo pasó a Memphis. Su padre necesitaba trabajo y era un buen lugar donde encontrarlo. Y el mejor para Elvis que se escapaba siempre que podía a Beale Street a escuchar toda la música que pudiera desde la parte de atrás de las decenas de locales de la calle. Sin pretenderlo, fundió estilos como el blues, el R&B, el gospel y el country y le salió eso que ahora conocemos como Rock and Roll.

    Con el primer sencillo se hizo famoso en su zona. That´s all right grabado con sólo 19 años en Sun Records junto a sus inseparables Scotty Moore y Bill Black no paraba de sonar en todas las radios. Los negros preguntaban si era realmente blanco, los blancos querían confirmar que no fuera negro. Sun Records y su dueño Sam Philips no tenían alcance nacional por lo que el recientemente contratado manager de Elvis, el Coronel Parker, buscó a una “major”, la RCA que lanzó el tema junto a otras nuevascanciones como la famosa Heartbreak Hotel en todo el país con una portada de disco que pasó a la historia y que bandas como The Clash replicaron en un homenaje a su ídolo. Ese disco se grabó un 4 de enero de 1954.

    Después de eso, llegó la locura. Ya no era que cantara como nadie. Es que interpretaba con nadie. Sus gestos faciales, sus movimientos de cadera, piernas, pies. Su estilo: trajes, zapatos de gamuza, gomina que usaba para parecer más mayor y más duro (American Crew tiene una línea de productos con su nombre y con un diseño muy cuidado) . Era un espectáculo que pocos habían podido ver hasta que fue invitado a la televisión. Ahí llegó la eclosión y la división del país. Los padres querían prohibir a sus hijos ver a ese chico que hacía bailes muy sexuales. Los hijos necesitaban a alguien que les divirtiera y les permitiera rebelarse.Algunas teles decidieron grabar a Elvis de cintura para arriba, pero daba igual.

    La revolución había estallado.

    Michael Ochs Archives

    Icono de la moda

    Elvis ya vestía elegante antes de ser famoso. No tuvo que cambiar. Había crecido en Memphis y le encantaba el estilo de los músicos negros con los que se mezclaba en una época impensable. De esa época resaltaban lospantalones con franjas laterales y los zoot suits (trajes holgados muy de la cultura afroamericana).

    En mitad de su éxito, Elvis tuvo que ingresar en el ejército del que sólo sacó el conocer a la que sería su mujer, Priscila, mientras estaba en Alemania. A su regreso, su fama no se había evaporado por completo, pero bajó considerablemente. Más centrado en el cine que en la música el público estaba olvidando al Elvis cantante, habían llegado los Stones o los Beatles, por lo que había que preparar la manera de recuperar el tiempo perdido. Así, en el programa de TV Comeback Special del 68, sirvió para el primer renacer de Elvis, musical y estilístico. Era todo a nada. Y ya sabes lo que pasó.

    De ese programa salió un disco (en realidad cinco) y algunos de los trajes más icónicos del segundo Elvis: su look blanco completo con un pañuelo burdeos en vez de corbata y su traje de cuero negro. Ambos fueron diseñados por Bill Belew que le acompañó en toda su carrera. Monos incluidos.

    Cine y coches

    Uno de los grandes caprichos de Elvis eran los coches de todo tipo (quizá porque el primero, un Lincoln de segunda mano, le duró un día ya que ardió en carretera) y cuya colección puede verse en Graceland junto a sus aviones privados. Tenía especial predilección por los Cadillacs. Uno de los primeros que compró se lo regaló a su madre. Con su primer número uno en las listas, se compró un Cadillac ElDorado. Era blanco como en el que viajó el día de su funeral el 16 de agosto del 77.

    Michael Ochs Archives

    Entre sus joyas, su flamante Rolls Royce que customizó a su gusto y que cedió para una subasta con fines benéficos o su Ford Thunderbird, sin olvidar el Stutz Blackhawk III. Su amor por los coches era tal que incluso hizo una película: Spinout del 66 donde básicamente hacía de sí mismo con otro nombre. El film es uno del total de 33 películas, en realidad 31 largometrajes y dos documentales, que rodó.

    Las mejores películas fueron las de sus inicios: Love me tender, Loving You, Jailhouse Rock y la mejor, King Creole que fue dirigida nada menos que por Michael Curtiz. Sin embargo, la película que tuvo más éxito fue Amor en Hawai (1961) donde pudimos ver a Elvis estrenando el reloj triangular Hamilton Ventura que hizo famoso posando también de militar hasta que los Men in Black reutilizaran el modelo. Gracias a esa película, se popularizó la camisa hawaiana.

    Graceland, paraíso kitsch

    Elvis no es que fuera el minimalismo en persona. Basta con un paseo por su mansión para comprobarlo: Graceland. El segundo edificio más visitado de EEUU, declarado Monumento Histórico Nacional en 2006. Vivió allí desde los 22 años. La casa es la típica casa colonial y neoclásica cuyo nombre mantuvo pese a que era el de la hija del dueño anterior. Pagó 100.000 dólares y se la regaló a sus padres en 1957.

    Graceland estaba abierta 24 horas. Le encantaban las televisiones y las puso por toda la casa, cuartos de baño incluidos. En la sala de TV tres estaban encendidas siempre a la vez junto a un mono y el logo que diseñó Elvis: un rayo con las letras TBC “Taking Care of Business in a Flash” del que hizo colgantes que regaló a la conocida como Memphis Mafia, su séquito. Elvis se adelantó también en eso a actores y, ahora, influencers. Hasta en eso fue pionero.

    Todo sigue como lo dejó el Rey. Aunque algunas zonas no se pueden visitar como su habitación o el baño donde murió. El día de su muerte se necesitaron 100 furgonetas para retirar las flores que había junto a la verja de entrada, diseñada por el ilustrador Abe Sauer, en forma de partitura con la silueta del propio Elvis.

    Viva Las Vegas

    Si Elvis llegó a Las Vegas de nuevo fue gracias al éxito del Comeback Special. Ese programa de TV podría trasladarse al grandes recintos. El 31 de julio del 69 dio su primer concierto y repitió dos veces por noche durante cuatro semanas. En total dio 636 a lo largo de siete años. Nunca se quedó un asiento sin vender.

    Priscila fue quien tuvo la idea de vestir a Elvis con un mono. Pensó que estaría más cómodo y tendría más libertad en el escenario. Aunque en el imaginario todos eran blancos, también usó otros colores como el negro o el azul y siempre eran combinados con cinturones (cuanto más oro mejor) y sus famosas gafas del modelo NeoStyle Nautic que él personalizaba también en oro y con su logo TBC e iniciales.

    NBC

    Los monos comenzaron siendo sencillos, pero fueron haciendo más barrocos con el paso de los años por su gusto por las joyas. Elvis siempre se sintió atraído por las ellas. Lo más recordado es su famoso anillo de herradura. Diseñado por Harry Levitch regaló muchas reproducciones a familia y amigos.

    El esplendor duró dos años. El desgaste hizo que empezar a depender de las drogas para actuar y para dormir con consecuencias evidentes como su obesidad. Su idea de felicidad era un sándwich que hoy tiene su nombre: una bomba calórica compuesta de pan, mantequilla de cacahuete, plátano, panceta y mermelada de uvas.

    Los últimos cuatro años de su vida, más o menos desde el divorcio con Priscila en el 73, fueron una caída libre. Cumplía regular sus compromisos con la discográfica, pero muy bien con su manager. El coronel Parker le explotaba en extenuantes giras con más de 120 conciertos al año. Murió en el descanso de una. Encontraron 14 tipos de medicamentos diferentes en su cuerpo.

    En algún momento de mi vida llegué a pensar que llamarse Elvis podría ser un estigma. En realidad, es todo un honor. Dios salve al Rey.

    Etiquetas: 

    Categoría

    Artículos calientes

    • 19/05/2022
    • 25/07/2022
    • 25/07/2022
    • 05/02/2022
    • 03/02/2022
    • 25/08/2022
    • 04/02/2022
    • 07/02/2022