HogarJoyas → La cata histórica de Sobremesa: 400 números y grandes vinos

La cata histórica de Sobremesa: 400 números y grandes vinos
party location

Por likemybags

  • 30/09/2022
114 Puntos de vista

La cata histórica de Sobremesa: 400 números y grandes vinos

Y para conmemorar efeméride tan festiva, en el restaurante Ovillo (Madrid) tuvieron a bien acudir cinco de las más grandes bodegas de este país. Trajeron en su equipaje míticas referencias, las mejores de las últimas cuatro décadas. Añadas insuperables, cosechas sublimes y singulares marcadas por detalles, circunstancias peculiares, climas e intervenciones que resultaron cruciales. Los bodegueros, enólogos y directores de Tempos Vega Sicilia, Chivite Family Estates, La Rioja Alta, Marqués de Riscal y Alvear desplegaron una cata que calificamos como histórica. Por el nivel de los vinos; por la soberbia verticalidad; por la reunión de esta pléyade de talento. Hubo lugar para tintos legendarios, blancos de guarda con magnífica evolución y hasta vinos dulces de matices insospechados. A tu salud, querido lector.La cata histórica de Sobremesa: 400 números y grandes vinos La cata histórica de Sobremesa: 400 números y grandes vinos


Chivite Colección 125

J. Chivite Family Estates

Grandes elaboradores de vinos desde 1647, la firma ha defendido desde sus orígenes un modo de vida vinculado a la viña de manos de una de las dinastías con más larga trayectoria del país, pues son ya once las generaciones de la familia Chivite que han ido heredando el testigo de la tradición vinícola. El último, y actual presidente, Julián Chivite López. Marcas como Chivite Colección o Legardeta, de reconocido prestigio, son sinónimo de trabajo bien hecho y de respeto por la esencia que encierra la Finca Legardeta, terroir singular y único de 103 hectáreas situado a 40 kilómetros de Pamplo-na, en el que nacen sus vinos. Desde que en 1993 se incorpora el prestigioso enólogo Denis Dubourdieu, asesor de prestigiosas bodegas como Château d’Yquem o Château Cheval Blanc, además de director del Instituto de la Viña y el Vino de la Universidad de Burdeos, se crean vinos míticos como Chivite Colección 125 Blanco o el Colección Vendimia Tardía, caracterizados por su evolución en la botella. Tras el fallecimiento de Dubourdieu (hace cinco años), su heredero natural es el enólogo César Muñoz, en la casa desde 2011. Pioneros en la elaboración de rosados pálidos, en 2015 lanza el rosado Chivite Las Fincas fruto de la colaboración de Julián Chivite con el cocinero vasco Juan Mari Arzak. Un vino al que han seguido Las Fincas 2 Garnachas y Chivite Las Fincas Rosado Fermentado en Barrica. Los tres vinos de la gama Las Fincas y la gama Colección 125 están acogidos a la Indicación Geográfica Protegida 3 Riberas. En el caso del 125 Blanco, ha sido la añada 2019 la primera en salir al mercado bajo esta nominación. El año que viene Chivite cumplirá 375 años. Sin lugar a dudas, y esta cata vertical de algunas de sus mejores añadas lo atestigua, estamos ante uno de los referentes del blanco español, en el que la afamada uva chardonnay ha encontrado y alcanzado su mayor esplendor.

Chivite Colección 125 1997

DO Navarra. 100% chardonnay. Criado durante 11 meses en barricas nuevas de roble francés de Allier.

Casi 25 años contemplan esta excepcional cosecha, mostrando que los años de permanencia en botella han culminado en uno de los grandes vinos blancos del país. Sus uvas proceden de las fincas de Arínzano y Legardeta. Fue un año complicado, en el que hubo que hacer vendimia en verde. Tras una campaña difícil y de maduración irregular, en el mes de septiembre se estabiliza el buen tiempo, seco y soleado, lo que permite finalizar el proceso de maduración. Las dificultades y complicaciones de esta añada otorgan aún más mérito al resultado final.

Ver nota de cata


Chivite Colección 125 2004

DO Navarra. 100% chardonnay. Fermentado en barrica, envejece 10 meses en roble francés de Vosges, Nevers y Borgoña sobre lías.

La cosecha 2004 se caracteriza por una perfecta brotación y una poste-rior lenta y completa maduración. Las lluvias de primavera mantuvieron la suficiente humedad en el suelo duran-te todo el ciclo, gracias también a un verano no excesivamente cálido y a un otoño suave, con días soleados y templados, y noches frías; la uva maduró adecuadamente, y con un estado sanitario excelente. La vendimia se llevó a cabo la última semana de septiembre, a mano y en varias pasadas, seleccionando solo los mejores racimos.

Ver nota de cata


Chivite Colección 125 2009

DO Navarra. 100% chardonnay. Ha envejecido 10 meses sobre sus propias lías con los correspondientes 'bâtonnages' en barricas de roble francés.

Fue una añada complicada, aunque la climatología fue similar a 2004. Las lluvias invernales y las temperaturas suaves de la primavera provocaron una brotación regular y homogénea, con un ligero adelanto respecto a la media habitual en cada zona. La vendimia se alarga por las condiciones climatológicas benignas, permitiendo recoger cada variedad, cada parcela, en su momento óptimo de madurez. La producción fue más corta de lo habitual, ligeramente superior a las 10.500 botellas.

Ver nota de cata


Chivite Colección 125 2016

DO Navarra. 100% chardonnay. Con una crianza de 11 meses en barricas de roble francés de Allier.

Para Julián Chivite “este vino tendrá una gran capacidad de envejecimiento”. En lo que respecta a la añada, a un invierno lluvioso y una primavera suave le sucedió uno de los veranos más secos de la serie histórica (más de 100 días consecutivos sin llover). Esta ausencia de precipitaciones ha marcado de manera definitiva la añada, por una parte, haciendo que las maduraciones se retrasaran debido al estrés hídrico, y por otra propiciando unas buenas condiciones para llegar a fin del ciclo vegetativo en un perfecto estado sanitario.

Ver nota de cata


Gran Reserva 904

La Rioja Alta, S.A.

Ya han pasado 131 años desde que cinco viticultores vascos y riojanos, en el emblemático Barrio de la Estación de Haro, fundaron la Sociedad Vinícola de la Rioja Alta. Era julio de 1890 y en ese momento arrancaba un proyecto cuyo objetivo era hacer vinos de calidad. Es el motivo por el que su primer director técnico sería monsieur Vigier, autor del reserva 1890 que luego se convertiría en el Gran Reserva 890 que hoy conocemos. El nombre de La Rioja Alta llega un año después, convertido hoy en un potente grupo con bodegas en otras destacadas zonas elaboradoras del país (Torre de Oña en Rioja Alavesa, Áster en Ribera del Duero y Lagar de Cervera en Rías Baixas). Guillermo de Aranzabal, presidente del Grupo La Rioja Alta, pertenece a una familia que ha estado vinculada con la casa desde aquellos inicios a finales del siglo XIX. Como significativa pincelada, hay que recordar que su bisabuelo, Nicolás Alberdi, fue presidente de aquella inicial Sociedad en los años 40 (del siglo XX), y su abuela Mª Teresa Alberdi, tiempo después, la principal accionista. En la actualidad, como en aquellos lejanos comienzos, les continúa marcando el paso una constante búsqueda de la excelencia. Para ello, aparte de ir adquiriendo cada vez más hectáreas de viñedo propio (lo que les permite, si cabe, un control más exhaustivo), la apuesta de la compañía por el I+D+i es innegable. Una inversión en la tecnología más puntera que convive con cuidadas prácticas tradicionales como la elaboración de sus propias barricas de roble americano o la trasiega artesanal. Sin olvidar la larga crianza que dispensan a varios de sus vinos. Es el caso del Gran Reserva 904 protagonista de esta vertical, en palabras de Julio Sáenz, director técnico de la bodega y del grupo, “uno de los mejores vinos de la casa junto al resto de grandes reservas que elaboramos”.

Gran Reserva 904 1982

La cata histórica de Sobremesa: 400 números y grandes vinos

DOCa Rioja. 85% tempranillo y 15% graciano y mazuelo. Crianza de 6 meses en tinas de roble tras la fermentación controlada en inoxidable y 5 años en barrica de roble viejo americano.

El año 82 fue una cosecha excelente. Añada muy seca, en la que llovió bien en un invierno muy suave, así como en el mes de septiembre. La maduración fue equilibrada. Para su elaboración se emplearon las uvas de los viñedos más viejos de la zona de Rioja Alta, principalmente de los pagos propiedad de la bodega en Briñas, Ollauri y Rodezno.

Ver nota de cata


Gran Reserva 904 1995

DOCa Rioja. 90% tempranillo y 10% graciano. El vino pasa a barricas de roble americano más nuevas que las de añadas anteriores, en las que permanece 4 años .

En Rioja fue una cosecha que despierta los ojos a lo clásico. Año muy fresco, con una adecuada distribución de la lluvia a lo largo del ciclo, una perfecta maduración e inmejorable el estado sanitario con que entró la uva en las bodegas. Nos encontramos con una añada de excelente calidad y con un nuevo récord de producción en Rioja. La viña se encuentra en la parte más alta. La variedad tempranillo procede de las zonas de Briñas, Labastida y Villalba, complementada con un 10% de graciano de las fincas propias de la bodega, Melchorón I y II, localizadas en Briones y Rodezno, respectivamente.

Ver nota de cata


Gran Reserva 904 2001

DOCa Rioja. 90% tempranillo y 10% graciano. 4 años de crianza en barricas de roble americano de fabricación propia de 4 años.

Para Julio Sáenz, director técnico de la bodega, la mejor cosecha de La Rioja. Esta añada se elaboró en las instalaciones de Labastida, propiedad de la firma, y también se reduce la crianza y la vida media de las barricas. Ahora ya es Sáenz su artífice. Se elaboró con un 60% de uva propia y el resto comprada a viticultores de cuarta y quinta generación. La tempranillo proviene de viñedos de más de 40 años de las zonas de Briñas, Labastida y Villalba, perfectamente complementado con un 10% de graciano, también procedente de las fincas de Melchorón I y II. El proceso de maduración fue lento y pausado, con uvas sanas e inmejorables.

Ver nota de cata


Gran Reserva 904 2010

DOCa Rioja. 90% tempranillo y 10% graciano. 4 años en barricas de roble americano de fabricación propia de 4 años.

Considerada una de las mejores cosechas de este siglo, y una de las de mayor carácter atlántico de los últimos años, lo que ha permitido obtener unos vinos de gran frescura y complejidad, óptimos para las largas crianzas. Añada calificada como Excelente y elaborada en su totalidad con uvas propias. Tempranillo de viñedos de más de 60 años situados en Briñas, Labastida y Villalba y graciano de su finca Montecillo, ubicada en el municipio de Fuenmayor.

Ver nota de cata


Barón de Chirel

Marqués de Riscal

La familia Hurtado de Amézaga fue la fundadora de esta emblemática bodega y propietarios únicos durante cuatro generaciones, hasta 1945. Fue entonces cuando se decidió el reparto de un pequeño porcentaje de sus acciones y así como, poco a poco, el Grupo Aznar-Gandarias fue aumentando su accionariado y en sucesivas décadas la familia Aznar se ha ido convirtiendo en accionista mayoritario. De este modo, Alejandro Aznar Sáinz –miembro de la tercera generación– ocupa la presidencia desde hace más de dos décadas. Movimientos que no han restado un ápice del carácter familiar que define la historia de esta casa, en marcha desde 1858. Su fundador, Camilo Hurtado de Amézaga, Marqués de Riscal, con viñas y bodega en Elciego (Álava), recibe el encargo de la Diputación de Álava de contratar a un enólogo que enseñara a los cosecheros las técnicas que utilizaban en el Médoc, y es así como Jean Pineau llega la zona. Corre 1862. En aquel tiempo, el Marqués de Riscal envía a Rioja Alavesa sarmientos de diversas variedades francesas con las que pretende experimentar en sus viñedos. Puesta en marcha para elaborar y criar vinos tintos según el método bordelés, esta firma ha sido una pionera en el tiempo sin perder nunca su fidelidad a la tradición y a las maneras de elaboración. También fue imprescindible para el nacimiento de la DO Rueda, donde de nuevo fueron revolucionarios al emplear barricas con la verdejo. Con la llegada del nuevo siglo, uno de los hitos reseñables es el Proyecto 2000, que iba a suponer un paso de gigante con la remodelación de la bodega y el inicio de las visitas turísticas. Y que seis años después culminaría con la inauguración de la Ciudad del Vino con su espectacular hotel como referencia visual, diseñado por el famoso arquitecto Frank O. Gehry. Entre los vinos que la firma viene elaborando durante estos siglos, Barón de Chirel, cuya primera añada data de 1986, representa el punto de inflexión de lo que comienza a considerarse la nueva Rioja.

Barón De Chirel Reserva 1988

DOCa Rioja. 75% cabernet sauvignon y tempranillo y 25% graciano. 24 meses de crianza en barricas de roble americano.

Segunda añada que salió al mercado tras la de 1986, “siendo un año muy peculiar, fresco, en el que costó madurar la uva”, según nos cuenta Luis Hurtado de Amézaga. El invierno que precedió la vendimia fue templado, sin heladas en primavera y con un verano fresco. Sorprendentemente la lluvia fue alta, con 700 litros por metro cuadrado a lo largo del año, cuando se estima que lo normal es la mitad. Todo ello exigió una vigilancia extra del viñedo.

Ver nota de cata


Barón De Chirel Reserva 1995

DOCa Rioja. 60% tempranillo y 40% cabernet sauvignon. Con una crianza de 26 meses en barrica de roble americano.

Año Excelente para el Consejo Regulador, este vino ha engrandecido con creces el potencial de la añada. Es de resaltar que a partir de esta cosecha Riscal selecciona manualmente las uvas mediante la implantación de mesas de selección; primera bodega en España que introduce este sistema. Respecto a la climatología, el invierno fue moderado, con lluvias normales entre abril y agosto, aunque la primera semana de julio fue muy húmeda. La maduración fue precoz en inicio, pero le siguió un mes de septiembre fresco, con lluvia no abun-dante, pero muy bien distribuida. Octubre se antojó seco y caluroso, tan anormalmente cálido que provocó un final de maduración perfecta.

Ver nota de cata


Barón De Chirel Reserva 2004

DOCa Rioja. 70% tempranillo y 30% cabernet sauvignon. Con un envejecimiento de 24 meses en barricas de roble americano.

Una verdadera joya enológica, cosecha soberbia, de las mejores de su historia y de lo que va de siglo XXI. Vendimia inmejorable debido al gran aporte de agua, con lluvias en los primeros meses y nieve a finales de febrero. La floración es abundante e irregular y el verano transcurre sin incidencias hasta el mes de septiembre, en el que se producen abundantes precipitaciones (hasta 100 l/m2 en alguna zona de la comarca) que provocan retrasos en la maduración y problemas de carácter sanitario. Pero la sucesión de días secos y calurosos frenaron el desarrollo de podredumbres y facilitaron una correcta maduración.

Ver nota de cata


Barón De Chirel Reserva 2016

DOCa Rioja. 65% tempranillo y 35% cabernet sauvignon. Maloláctica en barrica. Ha permanecido 22 meses en barricas de roble francés de Allier.

Para Luis Hurtado de Amézaga “una añada muy larga”. Las uvas proceden de la zona de Elciego y Laguardia, de los pagos de Garcimoracho, Tapias, San Pelayo, Vialva y La Collada, a una altitud de entre 450 y 550 metros. La cosecha se caracteriza por una gran sanidad, con un otoño escaso en precipitaciones y un invierno de temperaturas muy suaves donde las lluvias abundantes mitigan la escasez de la estación anterior. El verano resulta especialmente seco y caluroso frenando el adelanto que llevaba el ciclo vegetativo. La cosecha se inició el 23 de septiembre de manera selectiva.

Ver nota de cata


Vega Sicilia Único

Tempos Vega Sicilia

Tempos Vega Sicilia es el nombre bajo el que se aúnan las cinco bodegas que la familia Álvarez ha creado desde su llegada al mundo del vino en 1982, momento en que adquiere la mítica casa Vega Sicilia que había sido fundada en el siglo anterior por Eloy Lecanda, en Quintanilla de Onésimo (Valladolid) donde se ha mantenido desde entonces, y en lo que hace años se conoce como la milla de oro de la Ribera del Duero por las bodegas que allí se dan cita. Los orígenes se remontan a 1848 cuando Toribio Lecanda adquiere la finca en la que se ubica la bodega y donde comenzó a elaborar vino hasta que Eloy, su hijo, abre las puertas de aquella primera bodega en 1864. Fue quien se encargaría de plantar nuevos viñedos y renovar los sistemas de elaboración, lo que poco tiempo después le supondrían numerosos reconocimientos. A primeros del siglo XX el enólogo Txomin Garramiola es el responsable de que empiecen a hacer vinos con al menos siete años de crianza y de estilo bordelés. Una de las características que ha mantenido Vega Sicilia a lo largo de más de cien años. Pero volviendo a aquellos tiempos, la bodega pasaría luego por distintos procesos de compra-venta hasta que en el año 82 llega a las manos de la familia Álvarez. Desde entonces, con Pablo Álvarez a la cabeza como consejero dele-gado del grupo, se han dedicado a hacer grandes vinos, con largas crianzas, haciendo de Vega Sicilia y sus vinos un referente en el mundo. A día de hoy, desde que llegó a la casa hace seis años, Gonzalo Iturriaga es el director técnico de todas las bodegas de Tempos Vega Sicilia (Alión y Vega Sicilia en Ribera del Duero; Pintia en Toro; Oremus en la región de Tokaj, en Hungría, y la riojana Macán, fruto de un acuerdo de colaboración entre la familia Rothschild y Vega Sicilia). De entre todos los vinos que elaboran, es incuestionable que Único de la casa madre es la elaboración top de la familia, una referencia que se sigue vendiendo por cupos (dada su limitada producción) como se decidió desde el principio, en un sistema que sigue funcionando con enorme éxito.

Vega Sicilia Único 2011

DO Ribera del Duero. 95% tinto fino y 5% cabernet sauvignon. 5 años de crianza entre barrica de 225 l. (1,5 años) y tino de 22.000 l. (3,5 años). El roble es americano y francés, nuevo y usado. Tonelería propia

Etiqueta que apareció en el mercado como genérica, esto es, sin calificativo de gran reserva. La crianza de este vino, entre madera y botella, es de un mínimo de 10 años, de las más largas del mundo. Cosecha muy concentrada y maduración de la uva lenta y progresiva. La ausencia de lluvia y la buena temperatura permitieron esperar el punto óptimo de madurez de cada parcela llegando a la bodega una uva muy sana y de gran equilibrio. Añada calificada como Excelente por el Consejo Regulador.

Ver nota de cata


Vega Sicilia Único Gran Reserva 2004

DO Ribera del Duero. 87% tinto fino y 13% cabernet sauvignon. 15 meses en tino de madera, 25 meses en barrica nueva, 17 meses en barrica envinada y 26 meses en tino de madera de gran capacidad.

Otra de las grandes añadas del siglo, también calificada como Excelente por el Consejo Regulador de la Ribera del Duero. Se produjo un invierno típico, con heladas frecuentes y lluvias abundantes, una primavera templada, con brotación en mitad de abril y sin heladas, y un verano caluroso, con lluvias en los momentos oportunos. La vendimia se realizó del 28 de septiembre al 7 de octubre, con un tiempo seco. Elaborado con las viñas de mayor edad propiedad de la bodega.

Ver nota de cata


Vega Sicilia Único Gran Reserva 1996

DO Ribera del Duero. 90% tinto fino y 10% cabernet sauvignon. Permaneció 20 meses en tino de madera, 24 meses en barrica nueva, 24 meses en barrica envinada y 19 meses en tino de madera de gran capacidad.

De nuevo el Consejo Regulador calificó este año como Excelente. Se presenta con un estilo más borgoñón y amable. El invierno alcanzó temperaturas frías, con una pluviometría media-alta, siendo la primavera también fría aunque sin heladas, con pluviometría alta y un verano caluroso con lluvias intermitentes. Se vendimió el 1 de octubre, con tiempo seco y temperatura alta. La producción de este vino fue de 95.500 botellas, mérito añadido pensando en su gran calidad.

Ver nota de cata


Vega Sicilia Único Gran Reserva 1987

DO Ribera del Duero. 80% tinto fino, 10% cabernet sauvignon y 10% merlot y malbec. Permaneció 2 años en tinos de madera de gran capacidad, posteriormente recibió una crianza de 16 meses en barricas nuevas, 2 años en semi-nuevas, 3 en usadas para finalizar con 3 años en tino de madera de gran capacidad. El resto en botella hasta su comercialización.

Casi 35 años lo contemplan, apareciendo por primera vez en el mercado en 2002. Fue un año más fresco y tardío, con invierno frío y pluviometría alta, primavera templada, con lluvia media-alta y una vendimia difícil y con riesgo, ya que las lluvias fueron intermitentes. La producción en esta ocasión fue menor que la de la añada 96: 79.500 botellas.

Ver nota de cata


Pedro Ximénez

Bodegas Alvear

Fundada en 1729, Alvear es la segunda bodega más antigua de España y en la actualidad está dirigida por la octava generación de la familia Alvear, con María, Luis y Fernando Giménez Alvear a la cabeza. El apellido Alvear representa a una antigua estirpe cuyos descendientes se instalaron en Córdoba y explotaron viñedos montillanos desde finales del siglo XVII, dejando la dirección de sus fincas a capataces. Pasados los siglos, las últimas generaciones de la familia Alvear están dedicadas de lleno a la elaboración y comercialización de vinos, siendo esta casa la hegemónica en Montilla-Moriles. Siguiendo con datos reseñables, también su marca C.B. es la quinta con más edad del país y cuyo nombre es un homenaje al capataz que marcaba con sus iniciales las mejores botas, Carlos Billanueva. La de Alvear ha sido, desde el principio, una apuesta decidida por los vinos montillanos, con una especial dedicación a los generosos almacenando, entre otras elaboraciones, viejas soleras que hoy constituyen auténticas joyas enológicas. Es más, reposan en sus naves vinos con más de 200 años, algunos prefiloxéricos que fueron elaborados antes de que la plaga arrasara los viñedos. Hay que apuntar además que, si bien uno de los capataces que estuvo en la casa trajo de su tierra natal, Jerez, el sistema de criaderas y soleras, en Alvear conservan también botas donde sus finos y PX de añada envejecen de forma estática. En un territorio donde el cultivo de la vid no era el más arraigado, Alvear fue pionera en vender vino no solo por arrobas, sino también embotellado a partir del último cuarto del siglo XIX, cuando, según el historiador Fernando Fuentes, se compró en la bodega la primera máquina de embotellado. Sin lugar a dudas, la historia del vino de Montilla no sería la misma sin esta casa, fundada por Diego de Alvear y Escalera, en una época en la que el vino lo elaboraban los cosecheros a pequeña escala.

PX De Añada 2017

DO Montilla-Moriles. 100% pedro ximénez. Ha permanecido 2 años en las tradicionales tinajas de elaboración para su ensamblaje final.

Estamos ante la versión más juvenil del PX de la casa, con una mayor frescura y fluidez. Según declaraba Fernando Giménez Alvear, “estaría al límite de vino mistela”. La vendimia se realiza a finales de agosto, seleccionando las uvas de una única cosecha de piel fina pasificadas al sol, siendo el suelo de albariza. El vino se encabeza a 17º. Desde 1998, Alvear ha sido la única bodega en el mundo en producir una gama vertical de añadas de pedro ximénez al completo.

Ver nota de cata


PX de Sacristía 2007

DO Montilla-Moriles. 100% pedro ximénez. Envejecimiento de 2 años en tinaja más una crianza de 10 años en medias botas de 250 litros.

Esta añada, a diferencia de la 2017, en la que toma un mayor protagonismo la juventud y frescura, está marcada por una mayor crianza, que en esta ocasión ha combinado con acierto su envejecimiento entre tinaja y media bota, lo que le ha otorgado mayor personalidad y carácter, así como complejidad y madurez. Es lo que ha mostrado en la cata.

Ver nota de cata


PX de Sacristía 1999

DO Montilla-Moriles. 100% pedro ximénez. Envejece entre 12-24 meses en tinajas para después pasar a medias botas de 250 litros, en las que permanecerá 18 años más.

Como indicábamos en la añada 2017, fue a partir del año 98 cuando esta bodega se convirtió en la única del mundo en elaborar una gama vertical, completa, de añadas de pedro ximénez. Desde ese momento, cada cosecha viene teniendo una crianza estática en su bodega de Sacristía hasta que es embotellada. En esta cosecha también aumentó el envejecimiento en la media bota, que pasa de los diez años que tuvo la 2007 a los 18 años.

Ver nota de cata


PX Solera 1/52

DO Montilla-Moriles. 100% pedro ximénez. Para su elaboración, a diferencia de los anteriores, se empleó el tradicional sistema de criaderas y soleras, donde permaneció unos 35 años.

Estamos ante el PX top y más especial de la casa. Como apunte curioso explicar que la “criadera 1/52” es la equivalente a la sobretabla en las escalas de los pedro ximénez viejísimos de Alvear. Sin lugar a dudas este PX nos ha conquistado; 35 años de sabiduría y crecimiento en todos los sentidos, ¡un deleite!

Ver nota de cata


Etiquetas: 

Categoría

Artículos calientes

  • 19/05/2022
  • 25/07/2022
  • 25/07/2022
  • 05/02/2022
  • 03/02/2022
  • 25/08/2022
  • 04/02/2022
  • 07/02/2022